Prensa FCA. 22.12.17.- María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño de Sena fue una destacada pianista venezolana que nació el 22 de diciembre de 1853 en la ciudad capitalina.

Desde temprana edad mostró su inclinación por la música. El 25 de noviembre de 1862, cuando apenas tenía 8 años de edad, sus padres la llevan a Nueva York y debuta en el Irving Hall de esa ciudad.

En el año 863 actuó como solista en la Filarmónica de Boston. Viajó a Europa, donde se convirtió en la niña prodigio del piano. Sus viajes se entendieron por toda América, Australia, Nueva Zelanda y África del Sur.

A los 20 años de edad se casó con el violinista de fama internacional Emile Sauret (1873); durando tan solo dos años. En 1876 contrae matrimonio con Giovanni Tagliapetra, con quien crea la compañía de concierto Carreño-Donaldi Operatic Gem Company.

Reconocida en todo el mundo, el gobierno venezolano la invitó para que diera unos conciertos en Caracas, pero los prejuicios sociales de la época la perjudicaron, ya que por el solo hecho de ser mujer divorciada los aficionados a la ópera le hicieron un gran vacío.

Teresa estuvo en Berlín como solista de la Orquesta Filarmónica de esta ciudad, y se convierte en la esposa del pianista Eugene D’Albert (1892), pero al parecer en asuntos de amores no tuvo la misma suerte que en sus actuaciones profesionales. En 1895 obtuvo un nuevo divorcio y un cuarto matrimonio al casarse en 1901 con el hermano de su segundo marido, Arturo Tagliapetra.

Esta gran pianista venezolana, considerada la mejor de su época, compuso el vals Teresita dedicado a su hija. También son memorables su Himno a Bolívar y el Cuarteto para cuerdas en si bemol. El último concierto lo ofreció en La Habana, ciudad que la había visto triunfar en marzo de 1917. Antes del concierto fue advertida por el oculista del peligro en que se hallaba y que debía suspender los conciertos y volar a Nueva York. La pianista no obedeció y actuó brillantemente.