Prensa FCA. 1.2.17.- Ezequiel Zamora nació el 1 de febrero de 1817, en la población de Cúa, estado Miranda (norte). Hijo de Alejandro Zamora, quien murió como soldado de la causa patriota en la guerra de independencia y de Paula Correa, una mujer descrita como aguerrida y capaz de defender los ideales independentistas.

Como miembro del Partido Liberal, y por desencuentros con José Antonio Páez, líder del partido godo y las fuerzas conservadoras, Zamora se levantó en armas el 7 de septiembre de 1846. En esta época es cuando comienza a ser conocido como “General del Pueblo Soberano” y se conoce su consigna reivindicativa más destacada: “Tierra y hombres libres”.

El 23 de febrero de 1859, en el marco de la Guerra Federal, se convirtió en Jefe de Operaciones de Occidente y sus triunfos en encuentros como El Palito (estado Carabobo), San Felipe (Yaracuy) y, especialmente, la batalla de Santa Inés en el estado Barinas, servirían de demostración de sus excepcionales cualidades como conductor de tropas.

Sin embargo, en el momento en el que más cerca aparecía la victoria federal y el fin de la guerra civil, ocurrió su asesinato. Durante el asalto a la ciudad de San Carlos, estado Cojedes (Centro de Venezuela), Zamora recibió un disparo en la cabeza que le causó la muerte y lo que se creía como una guerra de corta duración, se extendió por tres años más, con miles de bajas para convertirse en una de los conflictos armados más violentos en la historia de Venezuela.

Zamora es una figura importante en la historia venezolana. Su origen humilde, le brindaba una mayor comprensión de los problemas que aquejaban al campesino común. Su proyecto popular buscaba igualdad, la abolición total de la esclavitud y una distribución equitativa de la tierra, buscando revivir parte del proyecto de Bolívar luego de la extinción del sueño de la Gran Colombia y que aún aspira a conseguir el país caribeño.