Prensa FCA. 2.2.17.- Un día como hoy, 2 de febrero, pero del año 1999, el Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías asumió por primera vez la Presidencia y juró ante la moribunda constitución de 1961, transformar a la Patria de Bolívar; impulsando los cambios necesarios para el bienestar del pueblo.

Chávez, un gran guerrero de los llanos venezolanos rescató los valores republicanos, el pueblo nacional recuperó la soberanía entregada por los provechos del imperialismo norteamericano.

El Comandante no falló en su juramento, y el país empezó a palpar de nuevo cada uno de sus derechos, con el fortalecimiento de la educación gratuita en todas las escalas, el impulso masivo de la salud gratuita de calidad, con la potenciación de hospitales y centros de salud a escala nacional; y la puesta en marcha del convenio bilateral Cuba-Venezuela que dio nacimiento a la Misión Barrio Adentro para la atención médica integral de la ciudadanía en los sectores populares del país.

Asimismo, la alimentación se convirtió, con la nueva Carta Magna redactada y decretada en diciembre de ese mismo año, en uno de los derechos fundamentales para la colectividad venezolana.

Es por eso, que luego de las perturbaciones perpetradas por la derecha apátrida en 2002 y 2003 con golpes de Estado y paros petroleros, el entonces Presidente Chávez dio nacimiento a las cadenas de expendio y distribución de rubros alimenticios Mercal y Pdval; establecimientos que vinieron a responderle al pueblo en materia de insumos comestibles para paliar las malintencionadas acciones de la clase media y alta del país, tratando de paralizar toda la industria comercial y alimenticia, privando al pueblo de una sana y correcta alimentación.

Los logros sociales y derechos adquiridos en la nación, desde aquel momento, sólo son posibles en Revolución; así lo planteó siempre el Gigante de Sabaneta; hombre que entregó su vida entera por la construcción de un sistema igualitario en el que convergen pueblo y Gobierno, unidos como un solo roble para enfrentar las dificultades que le vengan al país por acto de los constantes ataques externos.

Con esta histórica toma de posesión, se inició el camino que Venezuela sigue transitando hoy en día los venezolanos que respaldan y ratifican aquel juramento para la felicidad y estabilidad del país, basada en el rescate de una historia rica en patriotismo y abundancia.