La Casa del Artista recibió, en su sala experimental, a los creadores de la tradición curipayense.

Alexander Jiménez / Prensa FCA.- La tarde de este miércoles los tambores barloventeños sonaron al son de Curipaya, pueblo mágico e imaginario situado al sur de Barlovento, estado Miranda, fusión de Curiepe y Capaya, que llegó para llenar de cultura y tradiciones al público asistente de la Fundación Casa del Artista (FCA).

La cátedra viva, denominada así por sus fundadores: Johan Aguilar y Ruth Guhe, brindaron al espectador 2 horas de recorrido turístico por las diferentes calles de Curipaya, pueblo en el que se desenvolvió la actividad, adentrándose así a sus costumbres e ideales patrimoniales.

“Si no hay coro, no hay pueblo ni tradiciones”, señaló Guhe, quien afirmaba que, dentro de estas herencias culturales, donde las diversidades de tambores los identifican, es tan importante desde quien toca el instrumento principal hasta el bailador que defiende y lleva consigo la cultura de bailarlo.

La tradición no solo está llena de tambores, sino también de joropo, señalaba Aguilar, quien destacó que, uno de los más bailados en todo el territorio barloventeño es el famoso pata e´ perro, baile que se desarrolla entre el hombre y la mujer y en  el que el caballero levanta el pie momentáneamente.

Otras de las manifestaciones culturales que nos brinda el recorrido por las calles de Curipaya son el Diablo de Capaya, la Quema de Judas, los Reyes Magos, la Guasa, la Quichimba, y el Tambor de Agua, tradiciones que hasta la fecha guardan sus más memorables recuerdos y se enaltecen en distintas épocas del año, de acuerdo a su celebración.

El público asistente mostró gran interés en la actividad, siendo partícipe y protagonista a su vez, formando parte de esta cátedra y enriqueciendo sus conocimientos con cada una de las ponencias expuestas.

“Si no sabemos de dónde venimos, jamás sabremos a dónde vamos”, frase aleccionadora que cerró la actividad, agradeciendo al público asistente e invitándolos a formar parte de la tradición venezolana que cada vez engrandece más el orgullo de formar parte de la tierra del tricolor nacional.