Prensa FCA / Luis Miguel Hernández. – Nuestro entorno está rodeado de diversas expresiones y en cada escena de la vida el movimiento del cuerpo es protagonista; por ello, desde la antigüedad, la danza ha representado la necesidad del hombre para expresar sus sentimientos a través del baile.

Cuando de demostrar se trata, el cuerpo actúa como un ejecutor de ritmos en donde el espacio se convierte en un mar de profundidad y de extensión, el sujeto se apodera del escenario y se deja llevar por el ritmo o la danza en cuestión; la Fundación Casa del Artista (FCA), durante tres décadas, se ha encargado de mantener la perdurabilidad en el tiempo de los mayores exponentes de la danza en el país.

Fundamentalmente, en este universo de movimientos y de géneros, encontramos tres grandes exponentes de esta corriente artística que guarda sus raíces intactas: Danzas tradicionales, que representan el producto de la cultura popular de una región; danzas clásicas, que se caracterizan por el hecho de quienes la practican, suelen ejecutar movimientos armoniosos, ligeros y coordinados; las danzas modernas, que juegan un papel fundamental en el desarrollo de la vida y la cotidianidad de los seres, su ejecución nos puede llevar a entender con claridad capítulos de la vida, e incluso maneras de vestir que expresan una personalidad. Dentro de las variedades, se encuentra el, breakdance, el funky (género musical que fusiona diversos ritmos), rock and roll y otros.

Don_Quijote_de_la_Mancha

Don Quijote de la Mancha. Teatro Teresa Carreño

Dentro de esta categoría, que premia a los exponentes de la danza con el máximo galardón que otorga Venezuela, se encuentran Vicente Nebreda, en la primera edición de 1992, Maruja Leiva, Gustavo Silva y en el último bienio 2014-2016, Mayora Evers Virginia. La Fundación Casa del Artista dará a conocer muy pronto, en el bienio 2016-2018 del premio nacional de Cultura, el rostro de quien representará la danza en nuestro país.