Prensa FCA / Luis Miguel Hernández – Con la aplicación de herramientas humanistas y sociales, la Coordinación de la Oficina de Atención al Ciudadano de la Fundación Casa del Artista (FCA), durante cuatro años, ha venido desarrollando un trabajo de responsabilidad y de respuesta para todo el conglomerado artístico del país dentro de las comunidades.

Con un estímulo unificado de criterios basados en la experiencia, se ha planteado el escenario para el abordaje individual y colectivo de los artistas, cultores y creadores, brindándoles una respuesta en cuanto a información, asesoría, asistencia social, formación socialista y contraloría social; cada una de estos instrumentos, genera un movimiento social de empoderamiento en donde se conjuga la construcción de bases sólidas dentro de la gestión pública.

Además, cuando se ofrece un equilibrio protagónico con las partes involucradas, se le brinda a cada hombre y mujer, una propuesta de auto gestión que no solamente sirve para su beneficio, sino que, puede servirle para resolver los problemas de su entorno social; de esta forma, se estaría alcanzando el objetivo principal de la oficina de atención al ciudadano, que se fundamenta en la garantía de los derechos.

Estas acciones evidencian que su misión es una labor que visibiliza y garantiza la atención personalizada, colectiva y organizada; reflejando un servicio centrado, con el ofrecimiento de información oportuna y precisa con el único fin de orientar, apoyar y tramitar los requerimientos del concierto creador, cultor y artístico del país.

Por consiguiente, se hace énfasis con el Manual de Organización de la FCA que fundamenta la visión de los objetivos, los cuales han tenido alcances significativos con la gestión que ha venido ejecutando la nueva y revolucionaria Casa del Artista; este manual ubica a los ciudadanos y ciudadanas en una posición de manejo y utilización de bienes con relación al consumo y gasto de recursos que emanan de la administración pública.

Ciertamente, lo que impulsa la gestión de la oficina, es poder alcanzar una meta nacional, que sea reconocida con la relación de atención dentro de las comunidades, pero, sobre todo, que se convierta en una referencia para que otras oficinas que presten servicios de atención, se involucren más con su papel de servidores y brinden una atención oportuna.

La creadora visual María Auxiliadora Graterol, quien durante diez años ha representado al gremio artístico frente a la institución, nos contó que en su pasó por la Oficina de Atención al Ciudadano, ha cosechado grandes momentos que han perdurado en el tiempo y que permiten la preservación de la memoria cultural de una Patria que no se detiene y crece cada día.

“Mi estancia por la oficina de atención al ciudadano me ha permitido interactuar de manera directa con cada cultor, artista y creador a nivel nacional; desde este espacio, queremos sensibilizar al resto de las oficinas de atención al ciudadano en cuanto a la necesidad de articular beneficios socioeconómicos que permitan garantizarle una mejor calidad de vida a nuestro pueblo creador;  y esto se logra brindando una atención oportuna y eficiente, procurando que tanto nuestros artistas como la comunidad se retiren satisfechos y con toda la información requerida”.

Atención al Ciudadano

Atención al actor José Borges

En consecuencia, considera que, con la atención a cada cultor, artista y creador, puedan generarse cambios importantes con el intercambio de ideas y propuestas, logrando que sus objetivos involucren a las comunidades creando vínculos constantes y crecientes para mejorar nuestros servicios de atención.

A propósito de la labor que ha venido cohesionando e impulsando la Oficina de Atención al Ciudadano, con la Coordinación de Formación y Capacitación, obtuvimos el testimonio del actor José Roberto Borges, que fue certificado por la mesa de certificación de los saberes empíricos y cuenta con más de 40 años de trayectoria. Además, ratificó el compromiso y dedicación de la creadora Graterol.

Atención al Ciudadano

Actor con 40 años de trayectoria

En suma, la gestión de la FCA se extiende por todo el territorio nacional, ofreciendo sus servicios y preservando el trabajo excepcional de un pueblo creador.