Prensa FCA. 1.11.17.- El primero de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ecología, para recordar  la importancia del planeta y valorar las relaciones que existen entre los seres vivos y su medio. También, para tomar conciencia a nuestros pueblos sobre la importancia de mantener una relación armónica con el ambiente.

Nunca como ahora la ecología había adquirido tanta importancia. Y es que, de acuerdo con algunas estimaciones cada 10 segundos desaparece una especie viva para siempre, se pierde el equivalente a 5 canchas de fútbol en bosques tropicales y se generan en Venezuela al menos 2,17 toneladas de basura.

Lo malo de esta historia, desde el punto de vista de la ecología, es que cuando desaparece una especie se distorsionan las relaciones existentes entre ella y otros seres vivos, como sucede con la desaparición de los bosques y la regulación climática e hidrológica, y la producción de basura, que introduce contaminantes a las aguas, los suelos y el aire.

Y la explosión demográfica es tan grande, que a partir del 31 de octubre, fuentes de naciones unidas consideran que ya somos más de 7 mil millones de personas, de las cuales, 1,9 mil millones viven en pobreza extrema y 900 millones carecen de un servicio seguro de agua potable y saneamiento. Tal crecimiento demográfico demandará mayor cantidad de recursos, y que para el 2050, habremos perdido más del 50% de los ecosistemas naturales, al ritmo de la destrucción actual.

Pese a la importancia que debe dárse al buen manejo de la basura, en Venezuela se genera alrededor 24 mil toneladas al día, de la cual, alrededor del 90% termina expuesta sin el debido tratamiento y disposición final segura. Todo ello genera importantes consecuencias sobre los ambientes silvestres, así como en los rurales y urbanos.

En esta complejidad ambiental, la ecología ayuda a los científicos a analizar cómo cada elemento de un ecosistema afecta a los demás componentes, y como ellos se afectan entre sí.