Cien niños, jóvenes y adultos disfrutaron de la toma cultural que realizaron jóvenes de Chambearte del Municipio Santiago Mariño, bajo la coordinación de la facilitadora Jhovana Méndez de la Misión Cultura Corazón Adentro, en la acogedora población costera de Chuao, estado Aragua.

De igualmanera, compartieron con cultores de la localidad sobre el Velorio de la Cruz de Mayo, quienes recrearon esta manifestación tradicional que desde hace más de 400 años se repite con gran devoción de generación en generación, y la cual será elevada a Patrimonio Cultural inmaterial el municipio Santiago Mariño.

En la jornada cultural se contó con miembros de la Comisión de Fomento de la Cultura, Deporte, Educación y Patrimonio Histórico de la Alcaldía de Mariño, y la colaboración del concejal David Aguilar, así como la activa participación de los cultores Guillermo Cadrazco, docente, poeta y hombre de teatro, y Alexis Villareal, cantautor, músico y Luthier, y egresado en Educación, Mención Desarrollo Cultural de la Misión Cultura.

La rica experiencia comunitaria comenzó por el patio de secado del cacao, fruto milenario que tiene fama internacional como “el mejor cacao del mundo”. Allí realizaron juegos tradicionales, cuentacuentos, con narraciones como La Avispa Ahogada y La Ratoncita Presumida.

Guillermo Cadrazco escenificó el performance “Hurgando la máscara ajena”, y Alexis Villaroel interpretó canciones infantiles y parrandas que fueron coreadas por los presentes, actividad que se repitió en la Unidad Educativa Estadal José Casanova Godoy para los niños del preescolar.

Velorio de la Cruz de Mayo

Otro grupo de Chamberos, con la participación del Sr Luis Núñez, integrante de la Cofradia de La Cruz de Mayo del Polvorín – la segunda más importante del municipio Mariño, después de la Cruz Chuao que es La Cruz del Perdón, efectuaron una reunión con el Colectivo Cultural de Chuao, entre ellos Berenice Fajardo, Enis Liendo y “Chipilín”, quienes recrearon el Velorio de La Cruz de Mayo, tradición de más cuatro siglos de antigüedad.

Los jóvenes chamberos y chamberas pudieron constatar la devoción de los pobladores de Chuao por esta tradición que al igual que los Diablos Danzantes de Corpus Christi y San Juan Bautista son manifestaciones ancestrales conformadas durante el siglo XVIII.

Nelson Calderón dijo que “La experiencia que me dejo el estudio que se realizó en este viaje fue de crecimiento profesional y personal. Pude observar que los pobladores por medio de su cultura han llegado a consagrar a sus Patrimonios, dándole por muchos años y por muchas generaciones valores de respeto”.

Por su parte, José Owaldo Sevilla, comentó “aprendí muchas cosas sobre los patrimonios culturales, aquí hay muchas casas coloniales y conservación de culturas, la educación y el vínculo entre la comunidad, que tiene una pureza inigualable y la festividad de la Cruz de Mayo que me dejó impactado.

Agregó que “fue algo increíble la forma, la pasión con la que le cantan, cómo la visten, esa entrega que tiene la población hacia este festejo, que hace que uno sienta su cultura como propia y se enamora al vivirla”.

La jornada cultural culminó con un conversatorio sobre qué es el Plan Nacional Chamba Juvenil, ChambeArte y Somos Venezuela a los pobladores de ese paraíso que es Chuao, la hacienda cacaotera más antigua de América.